Hitler se entera del abandono de WebOS y del Touchpad

No es mi intención desde este blog hacerle la pelota a todas esas empresas que sólo quieren vendernos sus mierdas para hacerse aún más ricos.

HP abandona el negocio de PCs (imagino que acabarán en las divisiones de Compaq y Packard Bell como IBM hizo con Lenovo), el Touchpad y, por el momento, el desarrollo del genial WebOS, programado por los maestros que ficharon con la compra de Palm. Tanta espera para acabar así… otra gran empresa que acaba finiquitada como SUN Microsystems, en manos de una corporación pesetera que se pasa a los más innovadores por el forro de los mismísimos mientras siguen intentando vender la misma basura de siempre.

Todas estas chapuzadas de las grandes empresas sí tendrán cabida aquí cuando me hagan la misma gracia que ésta. Con todos ustedes, Hitler.

 

A los pocos compradores de un Touchpad: Quién sabe, igual el proyecto Meego pueda echarles una mano algún día con un producto de calidad desarrollado por profesionales, y que no está en manos de unos directivos ignorantes como los de la poderosa empresa estadounidense.

“El futuro es abierto”, de Enrique Dans.

Y no podía estar más de acuerdo. Como al mundo sólo le gustan las estadísticas, aquí ya están muy bien retratadas:

¿y todavía te planteas hacia dónde va el futuro de la tecnología?

¿Qué le pasó a OS/2?

Para antes de la siesta, os traigo una pequeña cita a la historia de este gran clásico de los S.O empresariales, que a partir de 2001 pasó a llamarse eComStation y quedó a manos de Serenity Systems. Yo sólo recuerdo juguetear un poco con él en una época dominada por Windows 95 (OS/2 ya era multitarea cuando éste salió) y donde éste era misteriosamente vendido en fascículos. Tener un sólo diskette de OS/2 Warp no daba para mucho, y menos para un chaval sin conocimientos informáticos…

Leer más de esta entrada

“Haciendo dinero con el Código Abierto”, de Jim Zemlin

Esta semana, otra gran empresa lanzará un producto basado en Linux – el Touchpad de HP, que se ve bastante prometedor desde las primeras reviews. De todas formas, es irónico que aún se escuche el siguiente comentario desde un número de investigadores y personas de negocios:

“El código abierto está bien, pero no puedes hacer dinero con él”.

Leer más de esta entrada