Retoques fotográficos con GIMP

Como todo buen software de diseño profesional, The GIMP nos facilita una serie de herramientas orientadas al realce y ajuste de nuestras fotografías. Para el fotógrafo digital, el menú [Colores] será un paso fundamental a dominar para el retoque de su obra.

En él, nos encontraremos, entre otras, las siguientes herramientas:

  • Balance de color: ajustar los niveles de color por rangos (color de los sombras, tonos medios y/o puntos de luz).
  • Tono y Saturación: ajuste de tono, saturación y luminosidad.
  • Colorear.
  • Brillo y contraste: redundantemente, ajustar el brillo y contraste de la imagen.
  • Umbral: convertir a B/N eligiendo los tonos.
  • Niveles: ajusta a “grosso modo” los niveles de color de la imagen.
  • Curvas: ajusta los niveles de color de manera más precisa que la herramienta “Niveles”.
  • Posterizar: reducir el número de colores utilizados en la imagen.
  • Desaturar: conversión a B/N atendiendo a claridad, luminosidad o media.

1. Balance de color.

El balance de color es un tratamiento fundamental cuando tenemos una fotografía con un color predominante no deseado.

Si somos perros viejos de la fotografía y el diseño, tendremos aprendidita la rueda del sistema de color RGB (aditivos y sustractivos):

Con gran ojo e inventiva, resolveremos el problema. Si tenemos un exceso de colores, le daremos a cada canal el valor contrario del exceso, eligiéndo donde lo aplicamos: sombras, medios tonos o iluminaciones. Si los blancos y negros están bien definidos, nuestro problema estará en los tonos medios.

La versión fácil es cuando el problema de color se presenta en una zona que debería de ser blanca o negra. Aquí podemos ayudarnos de la ‘Herramienta Recoge-color’ [O] con la “ventana de información” activada. Haciendo click en lo que debería de ser blanco o negro, sabremos qué colores están de más o de menos.

El blanco parece bastante blanco... ¿no? 😉

Si quisiera potenciar ese azul que falta (cosa no necesaria, ya que difícilmente tendréis un blanco de 100% / 100% / 100%, ¡maniáticos!), iría a [Colores>Balance de color].

2. Tono y saturación.

Con esta herramienta se puede ajustar el tono, la saturación y la luminosidad para todos los colores que deseemos.


La parte superior del cuadro de diálogo nos permite elegir el color  sobre el que queremos trabajar. El botón “Principal”hace que los cambios afecten a todos los canales de color.Aquí he subido la saturación de la imagen derecha a 100.

Si ponemos la saturación a -100, “desaturamos”, convirtiendo la imágen a B/N.

 3. Colorear.

Con esta sencilla herramienta colorearemos toda la imagen a nuestro gusto, introduciendo el tono, saturación y luminosidad deseados.

4. Ajustes de Brillo y Contraste.

Imagino que ya sabéis de qué va… herramienta simple y efectiva, que esconde mucho más de lo que parece a simple vista.

Y fácilmente ya hemos hecho la “goticada”… Pero podemos ir a más, y ajustar tanto brillo como contraste mediante niveles y curvas, incrementando a lo bestia el potencial de la herramienta.

Si hacemos click en “Editar estos ajustes como niveles” tendremos el siguiente menú, que adapta el valor de brillo y contraste que pusimos al principio, permitiéndonos ajustarlo más detalladamente.

Lo normal cuando trabajamos con niveles es usar el recoge-color izquierdo para seleccionar lo que queremos que sea negro (en mi caso, el zapato) y, con el recoge-color derecho lo que queremos que sea blanco (en mi caso, la parte más clara del suelo). El ajuste del rango medio, que no tiene recoge color (el que está en valor “1” por defecto), se usa posteriormente por si queremos ajustar un poco más el resultado.

Ya se va viendo bien, ¿no? Pues podemos hacer más aún con “Editar estos ajustes como curvas”, pero esto ya se lo dejamos a los profesionales… ¿que no?

5. Umbral.

Con la herramienta Umbral podremos convertir cualquier imagen a B/N sin escala de grises. Recurriremos a ella múltiples veces para hacer algún logo, diseños más “grunges” y montaremos nuestra propia tienda de camisetas…. 😉

6. Ajuste de Niveles: simple y por curvas.

Como mencioné al principio del post, estas dos herramientas son imprescindibles para mejorar fotos que puedan presentar problemas en su gama de colores.

La herramienta ‘Niveles’ nos muestra el rango tonal de la imagen, es decir: la cantidad de color que hay en ella.

Si la imagen tiene una buena calidad tonal (bendita cámara de mi Sony Ericsson), con el ajuste “Auto” no necesitamos hacer mucho más pero, a parte de que nos guste o no, siempre podemos mejorarla un poco.

Mediante los marcadores derecho e izquierdo ajustaremos los límites del rango, mientras que con el del medio ajustaremos el tono medio. Lo más normal, como vimos en el caso de brillo y contraste, es delimitar con ellos la zona del histograma donde hay información de color.

Aquí tenéis el ejemplo exagerado. La imagen se oscurece bastante, aún quedando muy bien, si cambio el medio de 1 a 0,6.

Otra vez como en el caso de “Brillo y Contraste”, podremos ir más allá si ajustamos mediante curvas, permitiéndonos añadir más puntos al rango anterior.

“La ventana diálogo de Curvas permite unos ajustes similares a Niveles , pero puedes ser mucho más selectivo. Su gráfica está dividida en 16 celdas, y el rango del valor comprende del 0 a 255. Los valores por cada división de la rejilla son de 0, 64, 128, 192 y 255. El funcionamiento básico de esta herramienta representa un mapa de los niveles de entrada al rango de niveles de salida.

Es posible añadir puntos de control a la curva de control que sirven para modificar la dirección de la curva. Los puntos se añaden mediante un simple clic sobre la curva y una vez incorporados se desplazan. Para eliminarlos se arrastran fuera del cuadro.”

Fuente: Instituto de máquina-herramienta.

7. Posterizar.

Aquí reduciremos los colores utilizados en la imagen. Os dejo un par de ejemplos aplicados a la fotografía original y a la versión azul conseguida mediante ‘Colorear’ y ‘Brillo y contraste’.

“El deslizador y la casilla con flechas permiten seleccionar el número de niveles (2-256), en cada canal RGB, que se usarán para describir la capa activa. El número de colores es la combinación de estos niveles. Un nivel 3 dará 2*2*2 = 8 colores.”

8. Desaturar.

Mediante ‘Desaturar’ eliminaremos los colores de la imagen, dejándola en B/N con escala de grises atendiendo a tres posibles criterios: claridad, luminosidad o tono medio. No es algo que no podamos hacer con ‘Tono y Saturación’ más artísticamente, pero es la vía rápida.

Conclusión:

Hasta aquí el tutorial de hoy. El hacer virguerías a partir de estas herramientas fundamentales ya queda en manos del diseñador, sus conocimientos y su experiencia. Entendiendo bien los procesos y jugando con capas y pinceles se le puede sacar mucho jugo.

Ahora sí, hace falta tiempo para practicarlo. Me ha quedado claro que, al próximo que me diga que GIMP no vale para nada, le parto la cara… (:P)

La foto usada en el ejemplo se llamará “Calvario veraniego” en una clara alusión a la gran boda griega que me tocó disfrutar este verano, así que queda todo el copyright en manos de mis suegros, que por ello engendraron a mi modelo.

Anuncios

Acerca de Gaius Baltar
Aficionado a la tecnología informática desde que un MSX pasó por casa y apasionado defensor del Software Libre como religión para unir a los pueblos. Es Gaius Baltar al fin y al cabo, y tiene derecho a equivocarse. Cuando se aburre, redacta y gestiona los contenidos en diversos blogs subculturales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: